Encuesta: Con respecto a un hecho de violencia hacia la mujer:

lunes, 22 de noviembre de 2010

Este jueves 25 hace un gol a la violencia

Desde Alternativa Popular, en representación de la Juventud del Movimiento Santafesino por la Justicia Social, por tercer año consecutivo, seguimos levantando la bandera en defensa de los derechos de las mujeres que día a día sufren el flagelo de la violencia.

El espíritu que nos guía es la visibilización de la violencia de género, problemática que afecta a todas las clases sociales. Creemos firmemente que los derechos son conquistas sociales que han logrado hombres y mujeres a lo largo de la historia, algunos hasta dejando sus vidas, como las hermanas Miraval, quienes inspiran este día, entre otr@s. Es por eso que nuestra tarea, como jóvenes militantes, es levantar esas banderas para que nunca más sean vulnerados estos derechos.

La actividad a realizar, tiene como eje la concientización de la ciudadanía en su conjunto, a través de una intervención urbana, donde puedan participar todos y todas, sin importar edad, sexo, religión ni nacionalidad, etc. en algo tan convocante y que despierta la pasión de la mayoría de los argentinos como es el futbol. Para ello dispondremos del espacio de la plaza para improvisar una mini-cancha de futbol, en donde la consigna será hacerle un gol a la violencia, representada por un arco de futbol. El lema convocante será: “en este partido jugamos todos para el mismo equipo”, por ello tod@s los jugadores llevaran una misma camiseta (o pechera) de igual color (violeta) y con una frase conmemorativa del día de la No Violencia contra las Mujeres.

Además, se repartirá folletería informativa sobre la importancia y significado de esta fecha, con direcciones y teléfonos útiles para recurrir en caso de detectar o sufrir violencia de género. A demás se realizara en simultaneo una charla explicativa, a través de imágenes significativas, sobre el “Circulo de la Violencia”, circulo vicioso que muestra las distintas etapas sucesivas por las que pasa una persona cuando sufre violencia de género, lo que servirá como disparador para poder entablar un dialogo con personas interesadas en el tema.

Por último, las mujeres podrán participar de una actividad en donde cada una podrá colocar sobre la figura de una mujer y de forma escrita, una frase o palabra que represente algunos de los pesos que debe cargar a lo largo de su vida. Dicha actividad tiene por objetivo generar una conciencia crítica sobre las responsabilidades que muchas veces se les imponen a las mujeres por el solo hecho de serlo, y posibilitar una descarga de las mismas sobre la figura.

ESTE 25 JUGAMOS TODOS PARA EL MISMO EQUIPO, DIGAMOS NO A LA VIOLENCIA

viernes, 19 de noviembre de 2010

Video NO violencia contra las mujeres.

- CONSECUENCIAS DE LA VIOLENCIA-

El dominio del agresor deja huellas en la víctima, quedando ésta en un estado de confusión, no atreviéndose ésta a quejarse, por no saber cómo realizarlo, están tan anestesiadas sus facultades mentales que se encuentran, las mayorías de las veces con dificultades para pensar, con un empobrecimiento de su vitalidad y de su espontaneidad.

La confusión produce además tensión, estrés. Éstas son las características de la mujer co-dependiente en su relación dentro de un ciclo violento.

La frase que las identifica es “Él va a cambiar”, “Necesita ayuda” en esta relación patológica ellas necesitan sentirse necesitadas. Todo lo que realizan es por “Él” creen ingenuamente que todo puede cambiar, este cambio nunca se realiza por sí solo. Ellas al no mirarse, al no atenderse se descuidan de sí mismas sin cambiar ellas.

Él es el “Santo de su Devoción”, todas las atenciones, preocupaciones, desvelos, sueños, hablan solamente de él. Ellas justifican los problemas de él. Se da entonces una baja de la autoestima, se siente aislada, impotente y con miedo a la ira de él.

Los golpeadores, así como sus compañeros, han crecido en hogares, en la mayoría de los casos, en los que han sido víctimas o testigos crónicos de violencia, abuso sexual, económico, o consumo de drogas y/o alcohol. Han recibido severos castigos físicos o permanentes descalificaciones. Fueron enseñados con mandatos autoritarios rígidos y muy poco tolerantes, sufrieron privaciones afectivas con ausencia de contención pora parte de los progenitores.

Al niño no se le permitió mostrar su rabia, su miedo o su dolor, aprendió a negarlos o guardarlos. En el hogar aprendió que papá es superior a mamá, es el que maneja y decide sobre el dinero es el que ordenaba a voz en cuello; papá en varón, mamá es mujer. Por eso ella llora, pregunta, tiene temor, no manda, obedece. En realidad, esa visión, va creando en su inconciente la imagen del fuerte y del débil, en sus roles estereotipados (invariables), que lo llevarán a conductas distorsionadas en su relaciones de orden social.

La ayuda inicial estará basada en ayudarle a reconocer la violencia y renunciar a ella sobreponiéndose y posteriormente se intentará superar los niveles de vergüenza, estrés, será necesario también elevar la autoestima, poniendo de manifiesto el esfuerzo realizado, para luego continuar analizando el por qué y para qué de ese vínculo enfermo

Ciclos de la violencia.

1º MOMENTO – AGITACIÓN –

Prevalece la tirantez, la ansiedad, se invierte la culpa, los problemas son el “otro”. Se ejerce el control psicológico por medio del abuso verbal hasta que termina en un estallido. En este ciclo las mujeres aceptan que ellas son las culpables de la infelicidad del otro.

2º MOMENTO – AGUDO –

Estalla la tensión que había estado larvada pasando a un estado de ebullición, comienza el comportamiento violento; los integrantes de la familia huyen, se esconden o piden auxilio en el exterior del núcleo familiar, a sus amigos, a sus parientes más cercanos.
Estos estallidos pueden ser cortos en el lapso del tiempo de su manifestación pero si, cada vez con mayor frecuencia y con una mayor posibilidad de que el otro no verbalice más, por no encontrar respuestas a estas actitudes desde el campo de la lógica.

3º MOMENTO – ARREPENTIMIENTO –

Es el momento de la “luna de miel”, el agresor se arrepiente y la víctima se siente aliviada. Las muestras del amor violento, hacen nacer una nueva ilusión de esperanza de que todo va a cambiar, sumado esto a su deseo profundo de ser feliz. Perdona al agresor y el ciclo vuelve a reiniciarse

viernes, 15 de enero de 2010

tipos de violencia doméstica

La violencia doméstica puede adoptar diversas formas y manifestarse en episodios aislados o todo el tiempo. No siempre la violencia involucra el aspecto físico; en ocasiones produce el mismo daño, pero se pone de manifiesto en forma verbal.
Algunos ejemplos son:

  • Abuso Emocional y psocológico: es una forma de abuso que no utiliza la violencia física, pero puede producir cicatrices mucho más dolorosas. Por ejemplo, cuando una persona descalifica, desvaloriza o humilla a una mujer en la intimidad o frente a otras personas.
  • Abuso Social: se produce cuando se impone la restricción de ver a un ser querido, a un miembro de la familia o a n amigo. Si esta situación se repite a menudo, puede lastimar muy profundamente, hasta el punto de llegar a convencer a una mujer de que es más fácil resignarse a seguir sufriendo que intentar luchar contra esto.
  • Abuso físico: esta es la forma más obvia de violencia doméstica. Cuando alguien empuja, maltrata, pega, patea, tira el pelo, o usa objetos hirientes.
  • Abuso Sexual: este tipo de abuso se produce cuando alguien presiona, amenaza o fuerza a la mujer a participar en un acto sexual en contra de su voluntad.
  • Abuso económico: Se produce cuando a la mujer se le niega el dinero necesario para satisfacer las necesidades básicas de supervivencia de la familia, especialmmente de los hijos, o bien cuando una persona presiona a la mujer para qae le entregue su dienero, bajo amenaza de daño físico o emocional.
¿Cómo podemos darnos cuenta?
Algunos indicios de una relación abusiva:

  1. Abuso verbal: uno de los cónyuges disminuye o descalifica al otro constantemente mediante insultos o críticas. Por ejemplo cuando alguien insulta verbalmente a la víctima diciéndole que es fea, gorda, estúpida, mala madre, que no tiene futuro. O cuando la presiona con el argumento 'si me quisieras de verdad, harías tal o cual cosa'
  2. Temperamento violento: las personas con temperamento violento presionan a sus víctimas con intimidaciones y amenazas. Por ejemplo, en una relación amorosa, uno de los cónyuges amenazac con hacerle daño al otro o a sus hijos, familiares, amigos o mascota. El que tiene este temperamento culpa de todo a la víctima o a otras personas para justificar su comportamiento.
  3. Golpes y lesiones: la víctima a menudo presenta golpes o lesiones en alguna parte de su cuerpo y no puede explicar cómo le ocurrieron o manifiesta una excusa poco creíble.
  4. carácter dominante: este tipo de violencia se genera cuando existe un control extremo por parte del agresor hacia su víctima: constantemente le pregunta donde está, llama a su trabajo todo el día para ponerla en evidencia, escucha sus llamadas telefónicas y administra su dienro. Celos exagerados son otra evidencia. En este caso, hau constantes manifestaciones de celos po parte de la persona violenta y prevalece un comportamiento posesivo sobre su víctima, a quien acusa de supuestos coqueteos o amoríos para avergonzarla y desvalorizarla.
  5. Cambios emocionales: en esta circunstancia, la víctima manifiesta alteraciones en su comportamiento frente a las amenazas, se pone nerviosa, se atemoriza, o directamente no habla cuando su opresor está presente.
  6. Comportamiento de los hijos: en general los niños que padecen situaciones de violencia en su ámbito familiar, en cualquiera de sus manifestaciones, tienen problemas de conducta en la escuela, son tímidos, retraídos y no se relacionan mucho con los demás niños.
  7. Aislamiento: la víctima es privada de ver a amigos y familiares, se le prohíbe estudiar o trabajar y se la obliga a quedarse en la casa, el agresor ejerce su poder violando sus libertades y obligándola a no establecer comunicación con ninguna persona.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Datos importantes...

El feminicidio es un acto de extrema violencia, que deja al denudo las situaciones de terror, humillación, desprecio, hostigamiento, violación, maltrato físico, psicológico y emocional que vivió esa mujer.

No toda violencia que ocasiona la muerte de una mujer puede ser considerada como feminicidio, porque cuando el género de la víctima es irrelevante para quien la asesina se trata de un asesinato, no de un feminicidio.

Los Feminicidios pueden ser de tres tipos:

- Íntimo: cuando el asesino es alguien vinculado con la víctima (pareja, esposo, novio, ex pareja, familiares)

- No Íntimo: cuando los asesinatos fueron cometidos por hombres que no han tenido ninguna vinculación con la víctima.

- Social: incluye formas encubiertas de asesinar a las mujeres, como que se permita su muerte a causa de actitudes o instituciones sociales misóginas. Por ejemplo cuando existen instituciones sociales y legales que privan a las mujeres del control de sus propios cuerpos y por ejemplo la conducen a abortos ilegales.

En Argentina, este año, entre el 1° de enero hasta el 31 de octubre han sido víctimas de feminicidios 204 mujeres, es decir que ocurrió un feminicidio cada 36 hs. Comparando con los datos del año 2008, es asombroso el aumento, ya que este año hubo 63 casos más que el año pasado en el mismo período.

Es importante destacar que más del 80% de estos hechos fueron perpetrados por hombres vinculados a las víctimas (lo que se denomina feminicidio íntimo: perpetrado por familiares, parejas, ex parejas). En la provincia de Santa Fe ocurrieron 27 feminicidios este año.

Otro dato interesante es que en la franja etaria de 15 a 24 años los feminicidios superan a las cifras de muertes por HIV.

(Fuente: INDESO – Mujeres Autoconvocadas Rosario, noviembre de 2009).